El cáncer bucal se produce en los labios (generalmente, en el inferior), dentro de la boca, en la parte posterior de la garganta, en las amígdalas o en las glándulas salivales. Afecta con mayor frecuencia a los hombres que a las mujeres, y principalmente lo padecen personas mayores de 40 años. El tabaquismo en combinación con la ingesta fuerte de alcohol constituye factores claves de riesgo.

La detección tardía del cáncer bucal puede implicar cirugía, terapia radiante y quimioterapia. También, puede resultar fatal con un porcentaje de sobrevida de cinco años para aproximadamente el 50% de los casos. Ese pronóstico negativo se debe en parte a la falta de identificación de los primeros síntomas de la enfermedad, por lo tanto, la detección temprana del cáncer bucal es fundamental para el éxito del tratamiento.

Algunos simples cambios de estilo de Vida pueden reducir su riesgo de cáncer bucal.

Visite a su dentista para chequeos regulares.

Ante cualquier cambio que observe en su boca, tales como llagas o úlceras que no cicatrizan, informe a su médico de cabecera.

No fume

No mastique tabaco.

Beba solo con maderación.

Lleve una dieta saludable

Proteja su piel de la exposición a los rayos solares y otros rayos ultravioletas.

 

El cáncer bucal es provocado por un crecimiento descontrolado de células en la boca. El cáncer bucal abarca el cáncer que comienza en cualquier parte de la boca incluyendo:

  • labios
  • lengua
  • encías
  • piso de la boca o debajo de la lengua
  • interior de las mejillas y los labios
  • techo de la boca (el paladar)
  • zona detrás de las muelas del juicio

 

Factores de Riesgo

Los médicos no comprenden totalmente la razón por la que se desarrolla el cáncer bucal, Sin embargo, ciertos factores hacen que el cáncer bucal sea más probable.

Fumar cualquier tipo de tabaco.

El tabaco de mascar

El consumo excesivo de alcohol.

Después de haber tenido cáncer de cabeza y cuello.

La exposición a los rayos del sol o a luz ultravioleta aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de labio.

Un sistema Inmunitario debilitado; las personas que tienen VIH/SIDA o que están tomando medicamentos que anulan el sistema Inmunitario son más propensas a desarrollar cáncer bucal.

 

Síntomas

 La mayoría de las personas con cáncer bucal no tienen ningún síntoma temprano, pero si presenta alguno de éstos consulte a su médico o dentista:

 

  • una úlcera en la boca o en los labios que no se cura
  • dolor o malestar constante
  • manchas rojas o blancas en la boca
  • un bulto en el labio, la lengua o en el cuello
  • mal aliento
  • sangrado inexplicable en la boca
  • entumecimiento en la boca
  • dientes flojos

 

 Tipos

Nueve de cada 10 casos de cáncer bucal son carcinomas de células escamosas. Se desarrollan en las células planas, similares a las de la piel, que recubren el interior de la boca.

Otros tipos menos comunes de cáncer bucal serían:

  • cáncer de glándula salival
  • linfoma (cerca de la base de la lengua y las amígdalas)
  • melanoma

Diagnóstico

 Un diagnóstico temprano aumenta las posibilidades de curación. Su dentista puede detectar el cáncer bucal en sus etapas tempranas durante un control de rutina, así que es importante que lo Visite regularmente.

 

El especialista le preguntará sobre sus síntomas y Io examinará con un pequeño espejo para ver las áreas más difíciles. Hará un tacto en el cuello y en el rostro para detectar hinchazón.  Luego, le puede referir a un especialista en oídos, nariz o garganta para que le realicen otras pruebas.

 

Usted puede tener las siguientes pruebas para confirmar el diagnóstico.

 

  • Examen de boca y garganta; con un laringoscopio para observar adentro de su boca y garganta.
  • Biopsia; una muestra de células o tejido que se extrae y se envía al laboratorio para determinar un diagnóstico.

 

Tratamientos

 El tratamiento depende del tipo de cáncer bucal, del lugar donde se encuentre alojado y de cuánto se ha diseminado. Su médico le explicará cuáles son sus opciones de tratamiento. Los más destacables son:

Cirugía

La cirugía consiste en extraer solo el tejido afectado. La cirugía necesaria dependerá de la cantidad de tejido afectado. La cirugía es a veces seguida de quimioterapia o radioterapia, para asegurarse de que todas las células cancerígenas sean destruidas.

 

Tratamientos no quirúrgicos

Radioterapia: se utiliza radiación para matar las células cancerígenas.

Quimioterapia: consiste en administrar medicamentos contra el cáncer para destruir las células cancerígenas. Por Io general, se inyectan por medio de una vena, pero a veces se pueden administrar en forma de tabletas.

inado. Su médico le explicará cuáles san sus opciones de tratamiento. Los más destacables son:

Terapia biológica: se usan anticuerpos monoclonales especialmente fabricados para bloquear áreas en la superficie de las células cancerígenas que pueden provocar el crecimiento. Luego se utiliza radioterapia para destruir las células cancerígenas.