Se conoce como tumor cerebral a la masa que crece dentro del cerebro. Si ésta se origina en el propio cerebro se denomina tumor primario, mientras que el secundario es aquel que surge en otra parte del organismo, principalmente en el pulmón o en la mama, y que en algún momento se ha extendido al cerebro.

Los tumores malignos crecen más rápido, son más agresivos e invasivos para la vida que los benignos. Las principales zonas del cerebro donde tienden a aparecer son el parénquima encefálico, las meninges, los vasos sanguíneos, los nervios craneales, las glándulas, huesos y restos embrionarios. El tumor puede causarle daño al cerebro invadiendo tejidos vecinos o presionando otras áreas del cerebro debido a su propio crecimiento.

Preguntar sobre los antecedentes médicos familiares. Conocer la histona de cáncer en el cerebro u otras enfermedades en miembros de la familia puede ayudar a prevenir el cáncer

Tener en cuenta las condiciones ambientales. Mutaciones moleculares y celulares en el cerebro pueden causar tumores del cerebro y conducir al cáncer.                   La exposición a algunos elementos ambientales puede aumentar el riesgo.

Verificar si hay problemas del sistema inmunológico y otros problemas de salud.

Prestar atención al uso de teléfonos para prevenir el cáncer de cerebro, es importante entender que los celulares emiten radiación a las partes del cuerpo.

Tumor cerebral primario en adultos

Un tumor cerebral primario es un grupo (masa) de células anormales que empieza en el cerebro.

Factores de Riesgo

Los tumores cerebrales primarios abarcan cualquier tumor que se inicie en el cerebro. Estos tumores se pueden originar a partir de las células cerebrales, las membranas alrededor del cerebro (meninges), nervios o glándulas.

Los tumores pueden destruir directamente células cerebrales. También pueden provocar daño a las células produciendo inflamación, ejerciendo presión sobre otras partes del cerebro e incrementando la presión intracraneal.

Se desconoce la causa de los tumores cerebrales primarios. Hay muchos factores de riesgo que podrían desempeñar un papel.

 

  • La radioterapia al cerebro, empleada para tratar cánceres cerebrales, aumenta el riesgo de tumores cerebrales hasta 20 0 30 años después.
  • Algunas afecciones hereditarias incrementan el riesgo de los tumores cerebrales, entre ellos neurofibromatosis, síndrome de Von HippeI-Lindau, el síndrome de Li-Fraumeni y el síndrome de Turcot.
  • Los linfomas que comienzan en el cerebro en personas con un sistema inmunitario debilitado algunas veces están relacionados con el Virus de Epstein-Barr.
  • No se ha demostrado aún que la exposición a la radiación en el trabajo o a cables de energía, al igual que los traumatismos craneales, el tabaquismo y la hormonoterapia sean algunos de esos factores.
  • Los estudios han encontrado que los teléfonos celulares, los teléfonos y dispositivos inalámbricos son seguros y no incrementan el riesgo.

 

 TIPOS ESPECÍFICOS DE TUMORES

Los tumores se clasifican según:

  • La localización del tumor
  • El tipo de tejido comprometido
  • Si no son cancerosos (benignos) o son cancerosos (malignos)
  • Otros factores

Algunas veces, los tumores que empiezan siendo menos agresivos pueden cambiar su comportamiento biológico y pueden volverse más agresivos.

Los tumores pueden ocurrir a cualquier edad, pero muchos tipos son más comunes en un grupo de edad particular. En los adultos, los gliomas y los meningiomas son más comunes.

Los gliomas se derivan de los neurogliocitos, como los astrocitos, los oligodendrocitos y los ependimocitos, y se subdividen en 3 tipos:

 

  • Tumores astrocíticos: abarcan astrocitomas (es posible que no sean cancerosos), astrocitomas anaplásicos y glioblastomas.
  • Tumores oligodendrogliales: algunos tumores cerebrales primarios están compuestos tanto de tumores astrocíticos como oligodendrociticos, los cuales se llaman gliomas mixtos.
  • Glioblastomas: son el tipo de tumor cerebral primario más invasivo.

 

Los meningiomas y schwanomas son otros dos tipos de tumor cerebral que:

  • Ocurren muy comúnmente entre las edades de 40 a 70 años.
  • Por Io general son benignos, pero aún pueden causar serias complicaciones y la muerte debido a su tamaño y localización. Algunos son cancerosos y agresivos.

Los meningiomas son mucho más comunes en las mujeres y los schwanomas afectan a ambos sexos por igual.

Otros tumores cerebrales en los adultos son poco comunes y pueden abarcar:

  • Ependimomas
  • Craneofaringiomas
  • Tumores de la hipófisis
  • Linfoma primario (sistema nervioso central, SNC)
  • Tumores de la glándula pineal

Tumores cerebrales primarios de las células germinativas

SÍNTOMAS

Algunos tumores no causan síntomas hasta que ya son bastante grandes. Otros provocan síntomas que se manifiestan lentamente.

Los síntomas dependen del tamaño, localización, qué tan lejos se ha diseminado y si hay inflamación cerebral. Los síntomas más comunes son:

  • Cambios en las funciones mentales de la persona
  • Dolores de cabeza
  • Convulsiones (especialmente en los adultos mayores)
  • Debilidad en una parte del cuerpo
  • Cambio en la lucidez mental (incluso somnolencia, inconsciencia y coma)
  • Cambios en los sentidos del oído, gusto o el olfato
  • Cambios que afectan el tacto y la capacidad para sentir dolor, presión, temperaturas diferentes u otros estímulos
  • Confusión o pérdida de la memoria
  • Dificultad para deglutir
  • Mareo o sensación anormal de movimiento (vértigo)
  • Problemas en los ojos como párpado caído. pupilas de diferente tamaño, movimientos

incontrolables de los ojos, dificultades de visión (incluso disminución de la visión, visión doble o pérdida total de la visión)

  • Temblor de manos
  • Falta de control de esfínteres
  • Pérdida del equilibrio, pérdida de la coordinación, torpeza, problemas para caminar
  • Debilidad muscular en la cara, el brazo o la pierna (por Io general sólo en un lado)
  • Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo
  • Cambios de personalidad, estado de ánimo, comportamiento o emociones
  • Dificultad para hablar o entender a otros que estén hablando.

 

Pruebas y Exámenes

Con los siguientes exámenes, se puede confirmar la presencia de un tumor cerebral y encontrar su localización.

  • Tomografía computarizada de la cabeza
  • Electroencefalograma
  • Análisis del tejido extirpado del tumor durante la cirugía o una biopsia guiada por tomografia computarizada (puede confirmar el tipo de tumor)
  • Análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR) que puede mostrar células cancerosas
  • Resonancia magnética de la cabeza.

 

Tratamiento

El tratamiento puede involucrar cirugía, radioterapia y quimioterapia. La mejor manera de tratar los tumores cerebrales es por medio de un equipo que incluya:

  • Un neurooncólogo
  • Un neurocirujano
  • Un médico oncólogo
  • Un oncólogo experto en radiación
  • Otros profesionales de la salud, como neurólogos y trabajadores sociales

 

El tratamiento temprano con frecuencia mejora la posibilidad de un buen desenlace clínico. El tratamiento depende del tamaño, tipo de tumor y de su salud general. Los objetivos del tratamiento pueden ser curar el tumor, aliviar los síntomas y mejorar la actividad cerebral o el bienestar.

Con frecuencia, se requiere la cirugía para la mayoría de los tumores cerebrales primarios y algunos se pueden extirpar totalmente. En aquellos casos, cuando los tumores están muy profundos dentro del cerebro o se han infiltrado en el tejido cerebral, se puede llevar a cabo la citorreducción quirúrgica, en lugar de extirparlos. La citorreducción quirúrgica es un procedimiento para reducir el tamaño del tumor.

Los tumores pueden ser difíciles de extirpar por completo únicamente por medio de cirugía. Esto se debe a que el tumor invade el tejido cerebral circundante en forma muy similar a las raíces de una planta que se propagan a través del suelo. Cuando no se pueda extirpar el tumor, la cirugía de todos modos puede ayudar a reducir la presión y aliviar los síntomas.

La radioterapia se utiliza para ciertos tumores.

La quimioterapia puede usarse junto con cirugía o tratamiento de radiación.

Otros medicamentos utilizados para tratar los tumores cerebrales primarios en los niños pueden ser:

 

  • Medicamentos para reducir la presión y el edema cerebral
  • Anticonvulsivos para disminuir las convulsiones
  • Analgésicos

Se pueden requerir medidas de bienestar y de seguridad, fisioterapia, terapia ocupacional y otras similares para mejorar la calidad de vida.

Posibles complicaciones

  • Hernia del cerebro (a menudo mortal)
  • Pérdida de la capacidad para interactuar o desempeñarse
  • Pérdida permanente. progresiva y grave de la función cerebral
  • Reaparición del tumor
  • Efectos secundarios de los medicamentos, incluso la quimioterapia

Efectos secundarios de los tratamientos con radiación.