“El cáncer o neoplasia es un fenómeno que se origina cuando un conjunto de células del cuerpo humano crecen sin control”, explica la oncóloga Teresa Maraculla, de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Maraculla indica que un tumor es maligno cuando invade otros tejidos y libera parte de las células tumorales al torrente sanguíneo y linfático. En este proceso se producen lesiones a distancia llamadas metástasis.

Además, explica que el cáncer puede desarrollarse a partir de células de cualquier órgano del cuerpo humano para posteriormente diseminarse a otros órganos. “Cuando las células sin control se originan en el páncreas estamos frente a un cáncer de páncreas”, afirma.

Desde la SEOM apostillan que en el 60 por ciento de los casos el cáncer se origina en la cabeza del páncreas. En el resto de situaciones se forma en el cuerpo o cola del páncreas.

Incidencia

Este tipo de cáncer no presenta una prevalencia muy alta en la población. Sin embargo, su mortalidad es muy elevada. Según Maraculla, la incidencia en Europa se estima en 78.000 casos y en 32.000 nuevos casos en Estados Unidos. En España mueren al año 2.400 hombres y 2.000 mujeres como consecuencia de este cáncer.

Esta patología suele aparecer entre los 65 y los 70 años y es poco frecuente en edades por debajo de los 60 años. “En el momento del diagnóstico menos del 20 por ciento de los pacientes serán susceptibles de ser operados dado el estado avanzado de la enfermedad”, añade Maraculla. “Tras la resección quirúrgica la supervivencia suele ser de 10-20 meses”.

Con detección temprana y tratamiento adecuado, el porcentaje de curación del carcinoma basocelular y del carcinoma de células escamosas es alrededor del 95%. Cuando el melanoma se detecta antes que se extienda, también tiene un alto porcentaje de curación. Los exámenes regulares de piel ayudan a diagnosticar el cáncer de la piel en forma temprana, cuando es más tratable.

El sol constituye el principal factor de riesgo para desarrollar un melanoma, por Io que es recomendable tomar una serie de medidas básicas a la hora de exponerse a los rayos solares. Las personas con melanoma deben seguir con especial atención las normas generales para protegerse de la radiación, ya que corren un mayor nesgo de desarrollar nuevos tumores.

El páncreas desempeña un papel muy importante en el proceso digestivo, produciendo enzimas esenciales en la digestión de la comida. La otra función del páncreas es la de producir insulina. Más del 95% de las células del páncreas son glándulas exocrinas, encargadas de producir jugo pancreático, que contiene enzimas que desintegran las grasas y las proteínas de la alimentación para que las sustancias nutritivas puedan ser absorbidas por el intestino delgado y utilizadas por el organismo para reparar tejidos o para favorecer el crecimiento.

Sólo un pequeño porcentaje de las células del páncreas son glándulas endocrinas, dispuestas en pequeños grupos llamados islotes. Las células de los islotes liberan tres hormonas (insulina, glucagon y somatostatina) que hacen posible que el cuerpo metabolice (descomponga y digiera) la comida. También regula el uso que el cuerpo hace de la glucosa.

Factores de Riesgo

Factor Genetico: Los cambios o mutaciones que se producen en el ADN de las personas indican que podrían ser estos los responsables de que las células del páncreas se transforman en cancerosas. Por tanto, es posible que los cambios en el ADN heredados de una generación a otra aumentan el riesgo no solo desarrollar este tipo de cáncer, sino incluso otros, ya que comportan la activación de oncogenes (cancerosos) o la desactivación de genes supresores de tumores.

Edad: El riesgo de padecer cáncer de colon aumenta a partir de los 50 años. La mayoría de los pacientes tienen entre 60 y 80 años en el momento de ser diagnosticados.

Sexo: La probabilidad de padecer esta enfermedad es un 30% más elevada en los hombres que en las mujeres.

Raza: Las personas de raza negra tienen más probabilidad de desarrollar cáncer de páncreas que las personas de raza blanca o asiática.

Alimentación: Una dieta rica en carne y grasas aumenta el riesgo, mientras que las frutas, verduras y alimentos que contienen fibra parecen tener un efecto protector.

El cáncer de páncreas es más común en personas que padecen diabetes.

La pancreatitis crónica, también se asocia can el aumento del riesgo de desarrollar cáncer en este órgano.

La exposición intensa a ciertos productos se consideran factores de riesgo laborales ante la posibilidad de desarrollar este cáncer.

 

Síntomas del Cáncer de Páncreas

Más del 90% de los pacientes presentan generalmente los siguientes síntomas:

  • Dolor en la región superior o media del abdomen
  • Ictericia (piel amarillenta)
  • Pérdida de peso
  • Náuseas

Otros síntomas que también pueden aparecer, según los casos son:

  • Pancreatitis aguda (inflamación del páncreas)
  • Diabetes mellitus
  • Debilidad
  • Diarrea
  • Espasmos

Diagnósticos

Si se tienen síntomas, el médico hace un reconocimiento y ordena pruebas para ver si hay cáncer y determinar cuál debe ser el tratamiento. Entre las principales pruebas diagnósticas se encuentran:

  • Ecografía o prueba de ultrasonido (se utilizan ondas sonoras para detectar tumores).
  • Tomografía axial computarizada (TAC): un tipo especial de radiografía con la que se obtiene, mediante ordenador, una imagen del interior del abdomen.
  • Resonancia magnética (RM), que utiliza ondas magnéticas para crear una imagen del interior del abdomen, y ver si el cáncer está obstruyendo de manera parcial el riesgo sanguíneo de algún órgano no afectado
  • Colangiopancreatografia retrógrada endoscópica. Consiste en introducir por la garganta un tubo flexible que pasa a través del estómago y llega al intestino delgado.
  • Biopsia Introducción de una aguja fina en el páncreas para extraer algunas células.
  • La colangiografía transhepática percutánea: Se introduce una aguja delgada en el hígado por el lado derecho y se inyecta colorante en los conductos biliares del hígado para que se puedan ver las bloqueos en la radiografía.
  • Cirugía. El médico hace un corte en el abdomen y observará el páncreas y los tejidos que Io rodean para detectar la presencia de cáncer. Si existe un cáncer y no parece haberse propagado a otros tejidos, el médico puede extirpar el tumor.

 

Diagnóstico

Cuando se sospecha la presencia de un melanoma, se realiza una biopsia, se examinará el tejido al para determinar si el tumor corresponde a un melanoma.

El sistema ABCD es también una guía útil para identificar manchas en la piel que deberían ser consultadas por el médico: A. Asimetría: Las lesiones de melanoma suelen ser de forma irregular; los lunares benignos (no cancerosos) suelen ser redondeados. B Borde: Estas afecciones tienen a menudo bordes desiguales o irregulares; los lunares benignos tienen bordes lisos. C Color: Las lesiones presentan muchas sombras de marrón o negro; en los lunares benignos se aprecia una única mancha marrón. D Diámetro: Normalmente tienen más de 6 mm de diámetro. Los lunares que no son peligrosos suelen medir menos.

 

Tratamientos

Se emplean cuatro clases de tratamiento:

  • Cirugía. Puede emplearse cirugía para extraer el tumor. El médico puede extraer el cáncer por medio de alguna de las siguientes operaciones:

Operación de Whipple, durante la cual se extrae la cabeza del páncreas, parte del intestino delgado y algunos de los tejidos que lo rodean. Se deja una porción suficiente del páncreas para que el órgano continúe produciendo jugos digestivos insulina.

Pancreatectomía total, mediante la que se extrae todo el páncreas, parte del intestino delgado, parte del estómago, el conducto biliar, la vesícula biliar, el bazo y la mayoría de los ganglios linfáticos de la región.

Pancreatectomía distal, en la cual se extrae el cuerpo y la cola del páncreas. Si el cáncer se ha diseminado y no puede ser extraída, médico puede operar con el fin de aliviar síntomas.

Desvío biliar: Si el cáncer está bloqueando el intestino delgado y se acumula bilis en la vesícula biliar, el médico pueda desviar todo el intestino delgado o parte de él.

  • Consiste en utilizar radiaciones de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir tumores.
  • La quimioterapia consiste en el uso de medicamentas para eliminar células cancerosas. Puede tomarse por vía oral o administrarse por medio de una aguja en una vena o músculo.

Terapia biológica. Este tipo de terapia trata de establecer las diferencias entre las células de tejido pancreático canceroso y normal, y luego tratar de que el cuerpo combata el cáncer. En ella se emplean materiales fabricados por 21 propio organismo.