La próstata es la glándula sexual del hombre encargada de producir el semen. Es del tamaño de una nuez y se encuentra debajo de la vejiga de la orina, rodeando a la uretra. A diferencia de otro tipo de cáncer, el de próstata se caracteriza por evolucionar de forma muy lenta. El cáncer de próstata es extremadamente frecuente, aun cuando su causa exacta sea desconocida. Según los datos facilitados por la Sociedad Española de Oncología Médica en junio de 2015, alrededor de 29.000 hombres padecen esta enfermedad cada año, lo que la convierte en la forma más común de cáncer masculino. Cuando se examina al microscopio el tejido prostático obtenido tras una intervención quirúrgica o en una autopsia, se encuentra cáncer en el 50 por ciento de los hombres mayores de 70 años y prácticamente en todos los mayores de 90, aunque gran parte de ellos no llegan a ser conscientes de la enfermedad ante la falta de síntomas reconocibles.

Esta enfermedad presenta unos síntomas que tardan muchos años en manifestarse. Por este motivo, es muy importante que las personas que tienen pasibilidades de contraer la enfermedad se sometan a exámenes médicos de forma frecuente. Es importante recordar el hecho que el hombre tiene mayores posibilidades de padecer la enfermedad a medida que envejece.

El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres, después del cáncer de piel, y a segunda causa principal de muerte por cáncer en los hombres, después del cáncer del pulmón.

La próstata es una de las glándulas sexuales masculinas.  Es una glándula pequeña del tamaño de una nuez y elabora un líquido que forma parte del semen. Está ubicada encima del recto y debajo de la vejiga de la orina. La próstata rodea la uretra (el tubo que lleva la orina desde la vejiga al pene) como una especie de «flotador», en el punto donde la uretra se conecta a la vejiga. Por ello, cuando la próstata crece, hay dificultades al orinar o en las relaciones sexuales.

El cáncer de próstata se da con mayor frecuencia en hambres mayores. La próstata sigue creciendo durante la mayor parte de la Vida de un hombre de forma que es muy frecuente presentar a partir de los 60 años una próstata «agrandada» o hipertrofia prostática benigna (HP3), mucho más común que el cáncer de próstata.

Muchos de los signos y síntomas de la HPB son los mismos que los del cáncer de próstata.

El cáncer de próstata es un tipo de cáncer que crece lentamente así que su detección y el tratamiento tempranos aumentan las perspectivas de curación. Cuando se desarrolla en edad muy avanzada, como es frecuentemente el caso, la repercusión de la enfermedad puede ser mínima. En efecto, muchos hombres con

Cáncer de próstata mueren con el tiempo por otras causas.

Síntomas

En su nivel más Inicial, el cáncer de próstata puede no producir signos o síntomas. Según crece el tumor, pueden notarse los siguientes síntomas:

  • Dificultad con comenzar o terminar de orinar
  • Fuerza reducida del chorro de orina
  • Goteo al final de la micción
  • Micción dolorosa
  • Orinar poca cantidad y muy a menudo, en especial por la noche
  • Eyaculación dolorosa
  • Sangre en la orina
  • Dolor continuo en la parte baja de la espalda, en la pelvis, o en la zona superior de los muslos.

 

Diagnóstico

Tacto rectal. Se aconseja que forme parte del chequeo físico anual recomendado para los hombres mayares de 40 años de edad Mediante la inserción de un dedo enguantado en el recto, el médico palpa la superficie de la próstata a través de la pared del intestino. Masas sospechosas, texturas anormales o durezas llevarán a investigaciones posteriores.

Antígeno. Es una proteína producida en la próstata que puede elevarse cuando el cáncer está presente. Los niveles de PSA pueden ayudar al médico en el seguimiento de un paciente con problemas de próstata.

Biopsia de próstata. La única manera de determinar si una masa sospechosa es cáncer es examinar microscópicamente una muestra del tejido tomado del área. Esta muestra puede ser extraída por una aguja colocada directamente en la próstata a través del recto o del perineo, o mediante una operación. Si existe cáncer su grado se determinará a través de radiografías, pruebas de laboratorios y radiología diagnóstica.

 

Tratamiento

Una vez que se haya determinado el grado y etapa del cáncer de próstata, y dependiendo de la situación, las opciones de tratamiento para los hombres con cáncer de próstata pueden incluir:

  • Terapia expectante o vigilancia activa.
  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Criocirugía
  • Terapia hormonal
  • Quimioterapia
  • Tratamiento con vacunas.

Estos tratamientos en algunos casos pueden ser combinados. Los factores a tener en cuenta para seleccionar un tratamiento u otro son principalmente:

  • Edad y expectativa de Vida
  • Cualquier otra afección médica grave
  • La etapa y el grado del cáncer
  • La necesidad de tratar el cáncer del paciente
  • Las probabilidades de curación del cáncer con cada tipo de tratamiento
  • Efectos secundarios de cada tratamiento.

Hay distintas opiniones por parte de los médicos acerca de cuál es la mejor opción entre los tratamientos existentes. Por Io que es recomendable recurrir a una segunda opinión antes de tomar una decisión.