Los pulmones son los órganos incluidos en el aparato respiratorio que están encargados de realizar la función respiratoria, es decir, a través de las vías respiratorias suministran oxígeno al cuerpo y expulsan el dióxido de carbono, un producto de desecho producido por las células del cuerpo.

El cáncer de pulmón se produce cuando hay un crecimiento exagerado de células malignas en este órgano. Si no se diagnostica a tiempo se puede producir la metástasis del tiempo, en estos casos las células cancerosas se desplazan hacia otros órganos del cuerpo.

Los bronquios, por su parte, son unos tubos a través de los cuales llega el aire inspirado desde la boca a los pulmones; se dividen en otros tubos cada vez más pequeños, denominados bronquiolos, hasta formar los alveolos que es dónde se produce el intercambia de gases con la sangre venosa. El cáncer de pulmón se produce por el crecimiento exagerada de células malignas en este órgano, y que si no se diagnostica a tiempo puede desplazarse hacia otros órganos del cuerpo.

La mayoría de las formas de cáncer de pulmón se origina en las células de los pulmones; sin embargo, el cáncer puede también propagarse (metástasis) al pulmón desde otras partes del organismo. El cáncer de pulmón es el más frecuente, sea en varones o en mujeres, y lo más importante, es que es la causa más frecuente de muerte causada por cáncer tanto en varones como en mujeres

Factores de Riesgo

Tabaco. Es la principal causa. El humo de tabaco, con su elevada concentración de carcinógenos, va a parar directamente al aire y es inhalado tanto por los fumadores como por los no fumadores. Dejar de fumar también reduce de manera significativa el riesgo de contraer otras enfermedades relacionadas con el tabaco, como las enfermedades del corazón, el enfisema y la bronquitis crónica.

Efectos del radón. El radón es un gas radiactivo que se halla en las rocas y en el suelo de la tierra, formado por la descomposición natural del radio. Al ser invisible e inodoro, la única manera de determinar si uno está expuesto al gas es medir sus niveles. Además, la exposición al radón combinada con el cigarrillo aumenta significativamente el riesgo cie contraer cáncer de pulmón. Por lo tanto, para los fumadores, la exposición al radón supone un riesgo todavía mayor.

Exposición a carcinógenos. El amianto es tal vez la más conocida de las sustancias industriales relacionadas con el cáncer de pulmón, pero hay muchas otras: uranio, arsénico, ciertos productos derivados del petróleo, etc.

Predisposición genética. Se sabe que el cáncer puede estar causado por mutaciones (cambios) del ADN que activan oncogenes o los hacen inactivos a los genes supresores de tumores. Algunas personas heredan mutaciones del ADN de sus padres, lo que aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar cáncer.

Agentes causantes de cáncer en el trabajo. Entre las personas con riesgo se encuentran los mineros que inhalan minerales radiactivos, como el uranio, y los trabajadores expuestos a productos químicos como el arsénico, el cloruro de Vinilo, los cromatos de níquel los productos derivadas del carbón, el gas de mostaza y los éteres clarametllicos.

Marihuana. Los cigarrillos de marihuana contienen más alquitrán que los de tabaco. Igualmente, el humo se inhala profundamente y se retiene en los pulmones por largo tiempo. Además, los cigarrillos de marihuana se fuman hasta el final donde el contenido de alquitrán es mayor.

Inflamación recurrente. La tuberculosis y algunos tipos de neumonía a menudo dejan cicatrices en el pulmón.  Estas cicatrices aumentan el riesgo de que la persona desarrolle el tipo de cáncer de pulmón llamado adenocarcinoma.

Polvo de talco. Algunos estudios llevados a cabo en mineros y molineros de talco sugieren que éstos tienen un mayor nesgo de desarrollar dicha enfermedad debido a la exposición de los mismos al talco de calidad industrial Este polvo, en su forma natural, puede contener amianto.

Otros tipos de exposición a minerales. Las personas con silicosis y beriliosis (enfermedades pulmonares causadas por la inhalación de ciertos minerales) también tienen un mayor riesgo de padecer de cáncer de pulmón.

Exceso o deficiencia de vitamina A. Las personas que no reciben suficiente vitamina A tienen un mayor riesgo de padecer de cáncer de pulmón. Por otra parte, tomar demasiada vitamina A también puede aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón.

Contaminación del aire. En algunas ciudades, la contaminación del aire puede aumentar ligeramente el riesgo del cáncer de pulmón. Este riesgo es mucho menor que el causado par el hábito de fumar.

Síntomas

Personas que Io padecen

Personas mayores de cincuenta años de edad que han fumado cigarrillos durante muchos años. La incidencia de cáncer de pulmón entre las mujeres en general ha aumentado, lo cual puede atribuirse claramente al aumento del número de mujeres que fuman.

  • Tos o dolor en el tórax que no desaparece y que puede Ir acompañada de expectoración.
  • Un silbido en la respiración falta de aliento.
  • Tos o esputos con sangre.
  • Ronquera o hinchazón en la cara y el cuello.
  • Diseña o sensación de falta de aire.

 

Diagnóstico

Debido a que los síntomas del cáncer de pulmón a menudo no se manifiestan hasta que la enfermedad está avanzada, solamente un 15% de los casos se detectan en sus etapas iniciales.  Muchos de ellos se diagnostican accidentalmente tras pruebas médicas de otro problema no relacionado.

Una biopsia del tejido del pulmón sirve para confirmar o desmentir un posible diagnóstico, determina el tratamiento adecuado.

Si finalmente se detecta un cáncer de pulmón, se realizarán pruebas adicionales:

  • Historial clínico y examen físico
  • Estudios radiológicos
  • La tomografía computarizada
  • La resonancia magnética
  • La tomografía por emisión de positrones
  • Citología de esputo
  • Biopsia con aguja
  • Broncoscopia
  • Mediastinoscopia
  • Biopsia de médula ósea
  • Pruebas de sangre

 

Tratamiento

El pronóstico y la elección de tratamiento dependerán de la etapa de extensión en que se encuentra el cáncer, del tamaño del tumor o el tipo de cáncer de pulmón.

La cirugía consiste en la extirpación del tumor y algunos tejidos de la zona circundante y suele utilizarse en los primeros estadios de la enfermedad

La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para eliminar las células cancerosas.

La radioterapia consiste en el uso de rayos X de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir el tamaño del tumor.

El médico necesita saber la etapa en que se encuentra el cáncer para poder planificar el tratamiento adecuado.

Etapa oculta Se encuentran células cancerosas en el esputo, pero no se puede encontrar ningún tumor en el pulmón.

Etapa 0. El cáncer se encuentra localizado en una sola área, en algunas capas celulares únicamente y no presenta crecimiento a través del recubrimiento superior del pulmón. Otro término para referirse a este tipo de

cáncer de pulmón es el de “carcinoma in situ”

Etapa I El cáncer se encuentra únicamente en el pulmón y está rodeado por tejido normal.

Etapa ll El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos.

Etapa III El cáncer se ha extendido a la pared torácica o al diafragma cerca del pulmón; o el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos en el área que separa los dos pulmones; o a los ganglios linfáticos al otro lado del tórax, o a los del cuello.

Etapa IV El cáncer se ha diseminada a otras partes del cuerpo.

Recurrente. El cáncer ha reaparecido tras el tratamiento.

Clasificación del cáncer de pulmón de células pequeñas, etapas:

Etapa limitada: El cáncer se encuentra sólo en un pulmón y en los ganglios linfáticos cercanos.

Etapa extensa: El cáncer se ha diseminada fuera del pulmón donde se originó a otros tejidos del tórax o a otras partes del cuerpo.

Etapa recurrente: La enfermedad ha vuelto a aparecer tras el tratamiento, ya sea en los pulmones o en otra parte del cuerpo.